EN EL NÚMERO DE ESTE MES DE HACHEPOSITIVO

URGENCIAS: CUÁNDO Y DÓNDE ACUDIR

En los últimos años se está produciendo un importante crecimiento en la utilización de los servicios de Urgencias Hospitalarias con una elevada proporción de un uso inapropiado de las mismas. Este aumento puede verse motivado en ocasiones por el desconocimiento de los servicios que prestan los Puntos de Atención Personalizada, las Urgencias de Atención Primaria.

Fortalecer el conocimiento y buen uso de estos servicios por parte de los ciudadanos, es un elemento importante para hacer un uso adecuado de los recursos del sistema sanitario, garantizar su sostenibilidad y buen funcionamiento.

Según la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) la definición de Urgencia es “la aparición fortuita (imprevisto o inesperado) en cualquier lugar o actividad de un problema de causa diversa y gravedad variable que genera la conciencia de una necesidad inminente de atención por parte del sujeto que lo sufre o de su familia”.

Amenazas reales y amenazas percibidas

 

Si las similitudes de COVID-19 con la gripe son evidentes, no lo es menos la gran diferencia entre ambas: nuestra reacción. Somos perfectamente capaces de asimilar y convivir con la presencia anual de gripe, más allá de la eventual noticia acerca de la presión sobre el Sistema Nacional de Salud en el pico de la epidemia.  No sólo eso: como sociedad hemos aprendido también a gestionar la incertidumbre ante ciertos eventos peligrosos que de seguro van a volver a producirse: la capacidad de recuperación y de vuelta a la rutina de las ciudades afectadas por el terrorismo como Nueva York, Madrid, Barcelona o París así lo demuestran. ¿Por qué, entonces, la humanidad entera ha caído en una espiral de paranoia y se comporta como una panda de pollos sin cabeza, dañando el tejido social y causando monstruosos daños a la economía? Demasiado cerca tenemos los estragos que ha causado la gran crisis en nuestro país como para ignorar la importancia crítica de los determinantes socioeconómicos de la salud: ¿estamos a punto de ver como se repite la historia sin otra base que el pánico irracional?

EL COLESTEROL NO ES EL ENEMIGO

 

Ahora sabemos que las cifras de colesterol total como cifra, no tienen ninguna relación con el riesgo cardiovascular. Decir “tengo colesterol” por tener 240 no tiene sentido y no nos da ninguna información útil. Es más adecuado cuantificar las lipoproteínas HDL y LDL, que son como “los camiones“ que transportan el colesterol por la sangre. El colesterol LDL (llamado malo) lleva el colesterol a las células y cuando se oxidan origina la arterioesclerosis y el colesterol HDL (llamado bueno) sería como los camiones de la basura, que recogen el colesterol malo y lo llevan otra vez al hígado, limpiando las arterias. Más que la cifra de colesterol total lo que interesa es cuánto tenemos de LDL -malo-  (hay que tenerlo bajo, menos de 120) y cuanto de HDL -bueno- que hay que tenerlo cuanto mas alto mejor, más de 55, (el ejercicio sube HDL y el tabaco lo baja). Pero todas estas cifras dependerán de si esa persona tiene factores de riesgo o enfermedad cardiovascular, porque entonces habría que ser más estrictos.

 

 

LA ENFERMEDAD DE MARAT

 

Un análisis genético ha permitido  descubrir que el líder revolucionario sufría en la piel “una infección micótica primaria superinfectada con patógenos bacterianos oportunistas”, como señala el equipo formado por expertos de distintos institutos, entre otros, de la Universidad Pompeu Fabra, de Barcelona(1). En el estudio se recuperaron muestras de Malassezia restricta, un patógeno fúngico causante de la dermatitis seborreica, un trastorno de la piel que causa picor, enrojecimiento y manchas. El estudio además descarta las hipótesis de la enfermedad celíaca, la alergia al gluten, la sífilis o la sarna.

¿Y cómo ha sido posible?

El papel que sostenía Marat en la mano, quedó impregnado con su sangre, lo que ha permitido, más de 200 años después, recuperar y analizar el material genético de la muestra más antigua que se ha logrado a partir de papel de celulosa, lo cuál deja abierta la posibilidad de análisis de otros documentos salpicados con sangre.

 

 

Escríbenos si tienes alguna consulta que hacernos

Teléfono: 633 83 25 27

Submitting Form...

The server encountered an error.

Form received.